Atrapats

Atrapats

Mireia Comas

Relatamos la historia de un grupo de jóvenes emigrados que viven en una nave industrial abandonada de Terrassa.

La crisis socio sanitaria y el estado de alarma les he dejado sin las necesidades más básicas cubiertas para sobrevivir y han tenido que salir adelante como han podido con una restricción de movilidad que todavía los hacía más vulnerables.

Organizados en la red de apoyo mutuo de «Terrassa Sense Murs», los jóvenes han recibido la ayuda de personas anónimas mediante una caja de resistencia creada ante la excepcionalidad del momento.

Tienen entre 19 y 24 años, normalmente cada uno se busca la vida de manera individual, conviven en el mismo espacio y la convivencia es buena, a pesar de las condiciones en que viven.

Durante el confinamiento se repartían las tareas y se obligaban cada día a limpiar la casa y estar activos. Ahora, vuelven a buscar chatarra, pero todavía no la pueden vender, ya que el mercado donde lo hacían está clausurado debido a la Covid-19 y no saben cuándo volverán a abrir.

Actualmente en Terrassa hay más de 150 jóvenes en esta situación, la situación de vulnerabilidad en la que se encuentran, sin embargo, no les deja avanzar. Están atrapados en un sistema que los rechaza, en una ciudad donde son ignorados. Intentan sobrevivir, pero no lo pueden hacer legalmente, viven siempre al margen, a la sombra de la ciudad, intentando no buscar problemas y poder conseguir algo para comer cada día.